Department of Human Services

La administración de Murphy anuncia $155 millones de fondos adicionales para asegurar la salud, seguridad y calidad en hogares de cuidado de largo plazo

El Departamento de Salud informa sobra la directiva de reapertura para asegurar los preparativos, proporciona $25 millones para ayudar a centros con aumento de pruebas

El Departamento de Servicios Humanos propone un aumento de $130 millones en fondos de Medicaid para reforzar la fuerza laboral y ayudar a estabilizar a los centros

TRENTON – Hoy, El Gobernador Phil Murphy, la Comisionada del Departamento de Salud (DOH, por sus siglas en inglés) Judith Perischilli, y la Comisionada de Servicios Humanos Carole Johnson anunciaron la propuesta de la administración para ofrecerle a hogares de cuidado de largo plazo con $155 millones de fondos adicionales a como miran a tratar de abrir sus puertas para visitantes y resumir funciones como normal. Los fondos – que será una mezcla de dinero del estado y federal – permitirá la implementación de una directiva del DOH para la reapertura de los centros de cuidado a largo plazo para visitas en el interior por medio de citas o otras actividades si los centros no tienen casos de COVID-19 entre los residentes o empleados. Antes de abrir, los centros deben de cumplir con ciertos parámetros que incluye control de infección adecuada, empleados y Equipo de protección personal (PPE, por sus siglas en inglés) para asistir con preparativos.

“Durante esta pandemia, una de las comunidades mas impactadas en nuestro estado ha sido los residentes y empleados en los centros de cuidado de largo plazo,” dijo el Gobernador Murphy. “El anuncio de hoy permitirá que los centros hagan frente con las dificultades continúas creadas por la pandemia de COVID-19, mientras también se asegura el cuidado de alta calidad y la salud y seguridad de residentes y empleados siguiendo adelante. Y, los más importante, permitirá que los residentes que reúnan con sus seres queridos de forma segura.”

Hoy, la Comisionada Persichilli anuncio una directriz para la reapertura gradual de los centros de cuidados de largo plazo para implementar ciertos requisitos, preparaciones en caso de que haya un aumento de COVID y para confirmar sus preparaciones con el Departamento de Salud. Cuando los centros ya no tengan brotes y implementen los requisitos de la directriz del DOH, ellos irán avanzando en etapas, y en cada etapa, podrán restaurar servicios para residentes y ultimadamente permitir visitas en el interior y resumir actividades normales.

La reapertura gradual esta basada en el estatus de brotes en cada centro, es la habilidad de cumplir con el criterio que incluye, pero no está limitado, a hacerle pruebas a empleados y residentes, protocoles de control de infección, suficientes empleados y Equipo de protección personal, y va con el horario del plan de reapertura del estado. Para ayudar a los centros con el costo de pruebas de los criterios, DOH también anuncio $25 millones en fondos, que le ayudara a los centros de cuidado de largo plazo con el costo semanal de pruebas de todos los empleados. Estos centros tendrán acceso prioritario a la prueba de salvia de la Universidad de Rutgers.

Hasta la fecha, mas de 30 millones de unidades de PPE han sido distribuidas a centros de cuidado de largo plazo. El almacenamiento para estos centros ya va en camino, al igual que las evaluaciones de inventario continuas. Encuestas con un enfoque en el control de infección también han sido completados en 467 centros que incluye: 370 centros del adulto mayor, 47 residencia de apoyo, seis hogares de cuidado de demencia, cuatro hospitales especializados, 27 centros de enfermedad renal terminal, cinco centros de cirugía ambulatoria, y seis hospitales de cuidado agudo. Además, mas de 3.600 quejas acumuladas, algunas con fecha de 2017, han sido despejadas.

Al implementar una recomendación importante indicado en la evaluación de centros del adulto mayor conducido por Manatt Health, DOH también ha desarrollado un plan de pruebas para residentes y empleados. Exámenes base para ambos fue completado al final de mayo, y la repetición de pruebas continua para aquellos que dieron negativos, que es una recomendación del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades y el Departamento. Hasta hoy, mas de 310.000 pruebas han sido administradas a residentes y mas de 495.000 pruebas a los empleados. La tasa de positividad para los residentes de cuidado de largo plazo ha reducido de 6% en mayo a menos de 1% en julio. La tasa de positividad para empleados también ha bajado de 3% en mayo a menos de 1% en julio.

Bajo otra recomendación en la evaluación de centro de adultos mayores conducido por Manatt Health, DOH ha creado un centro de operaciones de emergencia de cuidados de largo plazo (EOC, por sus siglas en inglés) para ofrecer una estructura de mando centralizada para manejar la respuesta de emergencia a las facilidades de largo plazo relacionado con COVID. El EOC, presidido por Dr. David Adinaro, Vicecomisionado de los Servicios de Salud Publica para DOH, monitorea las pruebas de los residentes y empleados relacionados con COVID, suministros de PPE y terapéuticos necesarios para proteger a residentes y empleados.

“Reunir a familias con sus seres queridos en estos centros es crítico para el bienestar mental, físico, social y emocional de nuestros residentes más vulnerables,” dijo la Comisionada Persichilli. “Con el virus todavía circulando nuestras comunidades, debemos balancear la salud y bienestar de los residentes con controles de infección adecuados y protección de seguridad de los empleados. El plan de reapertura permitirá que centros de cuidado de largo plazo, residentes y familias tengan una indicación sobre resumir actividades normales.”

El Departamento de Salud restringió las visitaciones en centros de cuidado de largo plazo en marzo debido al COVID-19. Visitas al aire libre han sido permitidas con citas desde el 21 de junio. DOH emitió otra directriz el 15 de julio que permitió a padres, miembros de familia, tutores legales y personas de apoyo para residentes en centros de pediatría, discapacidad de desarrollo y intelectual en centros de cuidado de largo plazo que puedan sacar una cita para visitas en el interior con sus seres queridos. DOH repaso las guías con el Defensor de cuidado de largo plazo de New Jersey, activistas de los derechos de personas con discapacidades del estado, uniones, y el sector de cuidado de largo plazo.

El Departamento de Servicios Humanos (DHS, por sus siglas en inglés) también revelo una propuesta para ofrecer un aumento en fondos de Medicaid para centros de cuidados para apoyar mejoras salariales para la fuerza laboral de los asistentes de enfermería certificados en la primera línea y para apoyar el cumplimiento de la directriz de control de infección del Departamento de Salud.

Bajo la propuesta, nuevos fondos de $130 millones para Medicaid -- $62 millones en fondos del estado, y lo de más de fondos federales – estará disponible para los centros de cuidado para el próximo año fiscal entre el 1º de octubre hasta el 30 de junio. Estos fondos aumentaran las tarifas de Medicaid en los centros de cuidado por 10 por ciento.

De los propuestos $130 millones, $78 millones deben de ser utilizados para el aumento de salarios de los asistentes de enfermería certificados (CNAs, por sus siglas en inglés). Estos fondos apoyaran un aumento de un promedio de 20 por ciento en aumentos salariales para los CNAs dependiendo en las tasas salariales actuales en el centro. El resto de los $52 millones ayudaría a los centros con el control de infección y cumplimiento con directrices de DOH con respecto al COVID-19, incluyendo control de infección, PPE, limpieza, y otras necesidades de los trabajadores, etc. Los fondos estarían sujetos a ser reembolsados si el centro falla satisfacer los cumplidos o se encuentra que tienen varias fallas de control de infección.

La legislación propuesta le daría a DHS la autoridad de requerir que los centros reporten información salarial relevante para asegurar el cumplimento y ser sujeto a reembolsar por incumplimiento. Centros que no pasan los fondos a salarios o no cumplen con los requisitos específicos del control de infección de DOH y/o siguen teniendo violaciones en el control de infección continuas serian sujetos de reembolsar los fondos a DHS. La propuesta del Departamento de Servicios Humanos requiere la aprobación legislativa y la aprobación de los Centros de Medicare y Servicios de Medicare federal.

“Estamos trabajando con la Legislación en nuestras metas compartidas de apoyar a los recipientes de Medicaid y los trabajadores de trabajan incesantes para cuidarlos. Le agradecemos a el presidente Vitale y presidenta Huttle por su liderazgo en estos problemas importantes,” dijo la Comisionada de Servicios Humanos Carole Johnson. “Aumentos salariales ayudaran a apoyar a asistentes de enfermería certificados en la primera línea y ayudar a disminuir el riesgo de estar expuestos para los trabajadores y residentes.  Fondos para el aumento de control de infección – que está claramente atado a las medidas de contabilidad y cumplimiento con los requisitos de salud y seguridad – seguirán ayudando, más allá, a las herramientas para apoyar a residentes. Esperamos la promulgación de esta propuesta.”

“Los centros de cuidado de largo plazo fueron los mas afectados por COVID-19 con un número excesivo de vidas perdidas. Esto es una tragedia que requiere reformas para proteger la salud y seguridad de residentes y empleados. Esto es el comienzo. Dirigirá fondos para aumentar el pago crónicamente bajo de los trabajadores que están en las primeras líneas cuidando a los pacientes más vulnerables, y haciendo reformas in practicas de seguridad,” dijo el Presidente de Senado Steve Sweeney. “Es importante que cualquier apoyo adicional esté conectado a estándares mas fuertes de control de infección, que yo incluiré en legislación. Queremos abrir los centros, pero esto debe de ser hecho en formas que aseguran, como prioridad, la salud y seguridad de los residentes y sus seres queridos.”

“Apoyo la legislación que permitirá la solicitud del estado para fondos federal de contrapartida para proporcionar un aumento salarial para trabajadores en la primera línea de nuestros centros de cuidado de largo plazo del estado. Aumentando el pago de estos trabajadores es una inversión pequeña para los trabajadores y la seguridad de pacientes,” dijo el Vocero de la Asamblea Craig Coughlin. “Tenemos y continuamos enfrentando una de las crisis de salud más difíciles del siglo. La pandemia le pego a nuestros hogares de adultos mayores más duro a pesar de los mejores esfuerzos de nuestros empleados. Asegurando que los empleados que se arriesgan todos los días para cuidar de otros son compensados adecuadamente por sus labores es un paso importante.”

“La pandemia de COVID-19 ha expuesto varios problemas dentro de nuestro sector de cuidado de largo plazo,” dijo Asambleísta Valerie Vainieri Huttle, Presidenta de la asamblea para el Comité de Servicios Humanos. “Comparto con el compromiso de la Administración para promulgar legislación que apoye nuestra fuerza laboral de CNA y cumple con las recomendaciones mas amplias establecidas por la evaluación de centro de adultos mayores conducido por Manatt Health. Con estos fondos, ahora tenemos una oportunidad para tomar decisiones importantes para crear centros de cuidado de largo plazo resistentes y transparentes.”

“Los centros de cuidado de largo plazo son el hogar para muchos de los residentes mas vulnerables de New Jersey,” dijo el Senador Joe Vitale, Presidente de la Salud del Senado, Servicios Humanos y el Comité de Adultos Mayores. “Para ofrecer la mas alta calidad de cuidado posible, debemos reclutar, capacitar, y pagar a nuestros empleados bien. Espero continuar nuestra colaboración con la Administración y líderes de legislación para entregar reformas que ayudaran asegurar que New Jersey tiene los recursos listos por si continua el impacto de COVID-19 y mejorar el futuro del sector de cuidado de largo plazo.”

“Esta pandemia ha revelado las vulnerabilidades específicas de nuestra población de adultos mayores frágiles, y la Asociación de Hospitales de New Jersey (NJHA, por sus siglas en inglés) y sus miembros de cuidado de largo plazo comparten el compromiso del Gobernador para entregar atención de cuidado que es seguro, eficiente y permaneces centrado en el bienestar físico y emocional de nuestros residentes,” dijo Cathy Bennett, Presidenta y Jefa de la Asociación de Hospitales de New Jersey. “Esperamos trabajar con nuestros miembros y sus empleados dedicados, juntos con formuladores d políticas, salud pública, y la Administración Murphy, para llevar estos mejoramientos hacia adelante.”

“Esta legislación representa un paso hacia adelante fuerte para ofrecerle a todos los trabajadores de hogares para adultos mayores con la compensación que necesitan para proveer para sus familias mientras que cuidan a las nuestras,” dijo Milly Silva, la Vicepresidenta Ejecutiva de 1199SEIU United Healthcare Workers East. “CNAs son el pilar de cuidado directo en los hogares de adultos mayores y tienen uno de los trabajos más difíciles imaginados, incluso en tiempos normales. Sirviendo en la primera línea de COVID-19, los cuidadores han estado a la altura del desafío y realizado innumerables acciones de heroísmo y compasión para mantener a sus pacientes seguros, a pesar de los peligros del trabajo y ganar salarios de pobreza.”

“CNAs en centros de cuidado de largo plazo ponen en riesgo su salud y seguridad todos los días. Es esencial que su trabajo es reconocido y aumentar sus sueldos es un primer paso importante,” dijo Sue Clearly, Presidenta de AFSCME 1199J. “Debe de ver esfuerzos continuos para arreglar los problemas de pocos empleados que ha plagado la industria por muchos años, cual ha tenida un impacto significante de nuestros miembros.”

Bajo la directriz de DOH, cuando un centro este permitido para entrar en la etapa de reapertura depende en el cumplimiento de los siguientes indicadores:

  • Centros no deben de tener un brote. Un brote es considerado concluido cuando un centro ha tenido 28 días – dos periodos de incubación sin nuevos casos de empleados o residentes – y, si es un centro certificado-CMS, una encuesta de inspección DOH.
  • Deben contar con todo el personal necesario y tener un plan de dotación de personal adicional en caso de un brote o una emergencia.
  • Pruebas de empleados debe de seguir realizándose semanalmente.
  • Es esencial que tengan suficiente PPE para uso actual en adición de una reserva para emergencias.
  • Deben tener un plan de brotes actualizado con las lecciones aprendidas de la pandemia COVID-19. El plan también debe incluir una estrategia de comunicación que describa la comunicación regular con los residentes y las familias sobre los casos y brotes o cualquier otra emergencia. El plan también debe incluir métodos para la comunicación virtual en caso de restricciones de visitas. El plan debe ser publicado en su sitio web.
  • Los centros deben contratar un servicio de control de infecciones en un plazo de dos meses o contratar a un empleado a tiempo completo en la función de control de infecciones si disponen de más de 100 camas o de hemodiálisis.
  • Las instalaciones con camas de ventilador deben contratar a un empleado de control de infecciones según el estatuto actual.
  • Se requerirá que cada centro ponga en marcha en un plazo de nueve meses un programa de protección respiratoria que cumpla con las normas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés), incluyendo exámenes médicos y pruebas de ajuste de los empleados que utilicen respiradores (Máscaras N95).

Hay cuatro fases en el plan de reapertura del DOH como se describe en la directiva, todas vinculadas a las etapas de reapertura planeadas por el estado. Todas las instalaciones comienzan en la fase 0 a partir de hoy.

Una vez que las visitas pueden comenzar, las instalaciones deben seguir rigurosos protocolos de prevención y control de infecciones, incluyendo:

  • Examen de los visitantes, incluyendo la comprobación de la temperatura;
  • Exigir a los visitantes que practiquen precauciones de rutina para la prevención y el control de infecciones, entre ellas el uso de una máscara y el distanciamiento social;
  • Contar con un plan que limite las horas de visita y el número de visitantes en la instalación a la vez. Los residentes estarán limitados a dos visitantes a la vez;
  • Identificar un área de visita que permita el distanciamiento social y la limpieza profunda si el residente se encuentra en una habitación compartida;
  • Recibiendo el consentimiento informado del visitante y del residente reconociendo que son conscientes de los riesgos de la exposición a COVID-19 y que seguirán las normas establecidas por el establecimiento;
  • Dar instrucciones a los visitantes para que vigilen la fiebre u otros síntomas de COVID-19 durante al menos 14 días después de su visita, y para que notifiquen inmediatamente al establecimiento si experimentan síntomas.

Reconociendo que algunos residentes necesitan apoyo adicional independientemente de la situación en su centro o de su condición de COVID, se añadirá una nueva categoría de cuidador esencial para todos los residentes con las precauciones adecuadas, como la detección y el uso de EPP.

Haga clic aquí para leer sobre la directriz de DOH.